Portada » Ayuda a tu hijo a adaptarse a la guardería
Bienestar

Ayuda a tu hijo a adaptarse a la guardería

La adaptación a la guardería debe ser un proceso gradual. Al principio, los padres podemos llevar a los niños poco tiempo e ir alargando este tiempo hasta que se vayan acostumbrando
La adaptación a la guardería debe ser un proceso gradual. Al principio, los padres podemos llevar a los niños poco tiempo e ir alargando hasta que se acostumbren.

Tanto para los padres como para los hijos iniciar la guardería es un momento crucial: niños desconsolados llorando cuando se despiden de papá y mamá, y padres tratando de contener el llanto porque tienen sentimientos de culpa y abandono al dejar al pequeño. Sin embargo, el primer día de guardería no tiene por qué ser tan traumático, ya que en esos espacios tu hijo comienza a sociabilizar.

Sí, la adaptación es una situación extraña que requiere su tiempo; es un proceso que debe darse de forma gradual porque es un cambio de vida enorme para tu pequeño, un verdadero desconcierto cuando acuden por primera vez. Por ello, te ofrecemos algunos consejos para ayudar a tu hijo a adaptarse más rápidamente a la guardería y hacer de esta experiencia algo positivo.

El niño debería ser acompañado por los padres en el período de adaptación para que consiga acostumbrarse con seguridad. Lamentablemente muchas guarderías no permiten hacer una adaptación con los padres en el aula o lo hacen durante pocos días

– Aunque tengamos más ganas de llorar que ellos, es importante que les demostremos confianza y seguridad, ya que somos su figura de referencia.

– Debes explicar a tu hijo con antelación cómo será la guardería, visitarla antes de comenzar, contarle historias de niños que van por primera vez y describirles qué cosas maravillosas encontrará en el nuevo lugar.

– Los bebés y niños necesitan puntos de referencia sólidos para sentirse seguros. Debes respetar sus rutinas, ya que a partir de los hábitos diarios que se repiten sistemáticamente, los niños logran sentirse seguros.

– Comienza llevando al niño solo unas horas, para ir aumentando el tiempo poco a poco. Es mejor llevarlo todos los días en lugar de hacerlo día por medio.

Comienza llevandolo por horas y si lo permiten deja que lleve un juguete
Comienza llevándolo por horas y, si lo permiten, deja que lleve un juguete.

– Si la guardería lo permite, deja que el niño lleve un muñeco, juguete u objeto que lo mantenga “unido” a su casa.

– Los papás deben facilitar la aproximación del niño con la educadora, como si se tratase de una amiga muy querida a la que van a conocer.

– Es fundamental mantener una buena comunicación con los profesionales que cuidarán del niño, además de explicarle sus hábitos de comida, sueño, juego y actividades favoritas para facilitar su adaptación.

guarde
Ayuda a tu pequeño a crecer con seguridad y bienestar en la guardería.

– Despídete siempre de él. No hacerlo evitará que el niño llore al dejarte, pero luego se asustará si no te ve. Además, si se acostumbra a que te vayas sin despedirte, cada vez que te pierda de vista se angustiará. Lo mejor es que le des un beso, le digas cuándo vas a buscarlo y te vayas. No alargues el adiós y acepta que el llanto es parte de esta despedida.

– Permite que el niño exprese sus sentimientos y emociones ante la nueva situación. No todos reaccionan de la misma forma ni consiguen adaptarse en el mismo período de tiempo. Dale el espacio que necesita para adaptarse, sin agobiarle.